En su intervención en la XXX Sesión Especial de la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas sobre el Problema Mundial de las Drogas, el Jefe del Estado enfatizó en la necesidad de replantear la lucha contra ese flagelo.  Sin embargo advirtió que Colombia no está proponiendo la legalización.

El Presidente Juan Manuel Santos aseveró este jueves que el problema del consumo de las drogas ilícitas es un asunto de salud pública que no amerita un tratamiento criminal y advirtió que Colombia seguirá combatiendo el crimen organizado y el narcotráfico.

En el marco de su intervención en la XXX Sesión Especial de la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas sobre el Problema Mundial de las Drogas, el Jefe del Estado enfatizó en la necesidad de replantear la lucha contra ese flagelo.

“El consumo de drogas es un problema de salud pública y, como tal, no amerita un tratamiento criminal”, señaló el Jefe del Estado.

Subrayó que al consultar a las madres de adictos a las drogas sobre si prefieren que sus hijos vayan a la cárcel o a un centro de rehabilitación, ninguna opta por la reclusión en un penal.  

“Pregunten a cualquier madre –a cualquiera– si quiere que su hijo adicto a las drogas pase años en una cárcel, o si prefiere que sea tratado por los servicios de salud para su rehabilitación. Ninguna va a optar por la cárcel”, señaló.

“Las cárceles son para delincuentes, no para adictos”, agregó. 

La guerra contra las drogas no se ha ganado, ni se va ganando

En ese sentido, el Presidente Juan Manuel Santos cuestionó si se ha logrado el objetivo de la lucha contra las drogas y consideró que pese a los esfuerzos de varias décadas, esa guerra no se ha ganado, ni tampoco se va ganando.

“¿Podemos decir que ganamos esta guerra?  ¿Podemos decir –al menos– que la vamos ganando? La respuesta –infortunadamente– es no. No la hemos ganado y tampoco la vamos ganando”, recalcó.

Indicó que por tanto “la lógica y el sentido común nos obligan –entonces– a repensar. Si hemos aplicado una receta –basada principalmente en la represión– por tanto tiempo, sin resolver el problema, es hora de replantear el tratamiento”.

En tal sentido, el Jefe del Estado colombiano recordó que en la VI Cumbre de las Américas, cumplida en Cartagena hace cuatro años, planteó la importancia de revisar la estrategia mundial contra las drogas.

“En esa dirección avanzamos en el seno de la Organización de Estados Americanos. A nivel mundial, propusimos –junto con México y Guatemala– realizar esta Sesión Especial. Hoy adoptamos un documento que da un paso en la dirección correcta, acercándose a una visión más integral y equilibrada en la lucha contra las drogas”, destacó.

No obstante, el Presidente Santos advirtió que ello “no es suficiente”, y “queda mucho camino por recorrer”.

En esa medida, sostuvo que aún se debe acordar que “los derechos humanos –y las convenciones que los reconocen y protegen– no pueden estar en segundo plano frente a las convenciones de drogas”.

Puso de relieve la importancia de reconocer que las medidas represivas se han enfocado en los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico.

“Sigue pendiente reconocer que las medidas represivas han recaído de manera desequilibrada sobre los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico. Los pequeños cultivadores, las llamadas ‘mulas’ y los consumidores llenan las prisiones alrededor del mundo”, lamentó.

Consideró que por el contrario, la lucha se debe centrar en los eslabones más fuertes del citado negocio ilícito.

“Tenemos que enfocar nuestra lucha contra los eslabones más fuertes de la cadena: los grandes narcotraficantes, los proveedores de insumos químicos, las organizaciones que facilitan el lavado de activos”, indicó.

“A las mafias hay que golpearlas donde más les duele. ¿Cómo? Persiguiendo los dineros mal habidos y quitándoles esas utilidades exorbitantes que tanta violencia y corrupción generan”, dijo.

Colombia no aboga por la legalización de las drogas

El Presidente Juan Manuel Santos insistió en que se deben explorar nuevas alternativas para enfrentar el problema de las drogas ilícitas.

“Hay una gran gama de opciones que podemos explorar para mejorar nuestro desempeño frente a este flagelo, protegiendo al ser humano y brindando oportunidades a las comunidades campesinas presas del negocio del narcotráfico”, señaló.

Sin embargo, advirtió que “Colombia no aboga por la legalización de las drogas ilícitas”.

“Colombia, que no quepa duda– seguirá atacando el crimen organizado, sustituyendo los cultivos ilícitos por lícitos, e interceptando barcos y aeronaves del narcotráfico”, aseguró.

Tras poner se presente que para Colombia la lucha contra las drogas es un asunto de seguridad nacional, el Presidente Santos propuso que para el año 2019 se haya logrado un acercamiento entre las diferentes posiciones de lucha contra las drogas.

“De aquí al 2019 debemos seguir acercando las posiciones divergentes para que ese año –cuando se haga un balance sobre el Plan de Acción del 2009– logremos el objetivo: un nuevo consenso global sobre la política frente a las drogas”, afirmó.

Para concluir, el Mandatario colombiano puntualizó: “Compartimos la iniciativa –que han promovido varios países– de solicitar al Secretario General la creación de un Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes que ayude a evaluar las bases de las políticas actuales y proponga las reformas necesarias”.

Pin It en Pinterest

Compartir esto

¡Hola!

Comparte con tus amigos!